Refrigerantes magnéticos moleculares para bajas temperaturas

Olivier Roubeau

Resumen


En 1917, P. Weiss y A. Piccard observaron por primera vez el “phénomène magnétocalorique” [1]. En una muestra de níquel metálico, la temperatura aumentó 0.7 K por encima de la temperatura inicial, cercana a la temperatura de Curie de 627 K, como consecuencia de un aumento de 1.5 T del campo aplicado. No fue hasta 1933 cuando el MCE fue empleado para bajar la temperatura hasta valores próximos al cero absoluto, utilizando uno de los primeros refrigeradores de desimanación adiabática (ADR, de sus siglas en inglés adiabatic demagnetization refrigerator). En un famoso artí culo que valió el premio Nobel al químico W. F. Giauque, los autores (el propio Giauque y su estudiante D. P. MacDougall) describieron el uso que hicieron de 61 gramos de sulfato de gadolinio para alcanzar temperaturas tan bajas cómo 0.53 K por desimanación adiabática [2]


Texto completo:  Suscriptores Exclusivamente