La segunda herejía de Einstein: No creía posibles los agujeros negros

Emilio Santos Corchero

Texto completo:  Suscriptores Exclusivamente