¿Qué pasa con la biomasa?

Francisco Cuadros, Almudena González-González, Antonio Ruiz-Celma, Fernando López-Rodríguez, Justo García-Sanz-Calcedo, José Antonio García

Resumen


Aunque el fuego es conocido por el hombre desde hace unos 500.000 años, las aplicaciones energéticas de la biomasa en el mundo apenas han cambiado desde entonces, utilizándose ésta mayoritariamente para la producción de calor. Para este fin, se estima que el consumo mundial de biomasa representa el 10,6 % del consumo mundial total de energía primaria. Sin embargo, su utilización como combustible para el transporte o para la generación de electricidad no aparece en las estadísticas anuales mundiales, europeas o nacionales, ya que su contribución al consumo de energía primaria es insignificante. ¿A qué se debe esto?, ¿por qué el desarrollo de la biomasa está limitado sólo a sus usos térmicos?, ¿por qué no aumenta el consumo de biomasa para fines eléctricos y de transporte?, ¿qué pasa, en fin, con la biomasa? En este artículo se abordan los problemas que, a nuestro juicio, limitan la penetración de la biomasa en los sistemas energéticos actuales y se presentan algunas soluciones para resolverlos.

Texto completo:  Suscriptores Exclusivamente