Plasmas en atmósferas planetarias

Francisco José Gordillo Vázquez, Alejandro Luque, Francisco Carlos Parra, María Passas

Resumen


La existencia de plasmas en atmósferas planetarias depende de, entre otros factores, la densidad de la atmósfera en cuestión así como de la presencia de actividad eléctrica. Así, de los 8 planetas reconocidos y más de 140 lunas existentes en nuestro Sistema Solar, todos los planetas cuentan con una magnetosfera interna ó inducida (en Venus y Marte) que, aunque formalmente fuera de la atmósfera planetaria, juega un papel destacado en el circuito eléctrico global de cada planeta. Además de magnetosferas, a medida que descendemos en altura se ha detectado una capa de gas ionizado (la ionosfera) en todos los planetas y algunas lunas del Sistema Solar (caso de Ío, Europa, Ganímedes y Titán) así como emisiones ópticas procedentes de auroras de hidrógeno (Saturno, Júpiter, Urano, Neptuno), de oxígeno y nitrógeno (Tierra) así como de monóxido de carbono asociadas a un tipo especial de aurora, nunca antes observada en el Sistema Solar, detectada por primera vez en la atmósfera marciana en 2005 por la nave Mars Express. En nuestro planeta Tierra, la presencia de plasmas se extiende desde las capas más altas de la atmósfera (plasma ionosférico y auroras australes y boreales) hasta las capas más bajas (troposfera), habiéndose detectado también desde 1989 la presencia de distintas clases de descargas eléctricas en la mesosfera y estratosfera terrestre que dan lugar a la formación de plasmas débilmente ionizados en esas capas de la atmósfera media y cuya influencia en las propiedades eléctricas y químicas de la atmósfera terrestre es hoy en día objeto de investigación.

Texto completo:  Suscriptores Exclusivamente