Premio Nobel de Física 2020 El agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia

Jon Marcaide

Resumen


Reinhard Genzel y Andrea Ghez han recibido el premio Nobel de Física 2020 por haber demostrado observacionalmente que la radiofuente conocida por SgrA* (se lee sagitario A estrella) está asociada a (causada por) un agujero negro de unos 4 millones de masas solares. No ha sido un trabajo solitario, sino la culminación de un esfuerzo colectivo de astrónomos, físicos e ingenieros que ha durado casi 50 años. El nombre mismo de agujero negro se remonta a 1967, acuñado por John Archibald Wheeler poco más tarde de que Roger Penrose (otro recipiente del premio Nobel de Física 2020, figura 1) mostrara matemáticamente que la inevitabilidad de la formación de una singularidad esencial en un agujero negro es consecuencia de la Teoría General de la Relatividad de Einstein de 1916. Hasta entonces el concepto existía vagamente con el nombre de estrella oscura desde las ideas originales de John Mitchell aplicadas a la gravitación de Newton en 1783, aunque grandes científicos como Karl Schwarzschild y Robert Oppenheimer habían hecho contribuciones importantísimas.  No voy a escribir nada sobre la aportación de Penrose que le ha valido el premio Nobel. Refiero al lector al reciente escrito de José-María Martín Senovilla y al que acompaña a éste en la Revista Española de Física escrito por el mismo autor.


Texto completo:  Suscriptores Exclusivamente