Astronomía gamma de muy alta energía con telescopios Cherenkov.

María Victoria Fonseca, Marcos López

Resumen


Los rayos gamma actúan como los mensajeros de los fenómenos del Universo. La detección de rayos gamma de muy alta energía (de 100 GeV hasta unos 20 TeV) desde tierra con los llamados telescopios Cherenkov ha abierto una nueva ventana de observación al Universo, llamada astronomía gamma. El principal objetivo de esta nueva disciplina es la comprensión de los mecanismos de producción, aceleración y transporte de partículas ultrarelativistas en entornos astrofísicos, objetivo que a su vez está íntimamente relacionado con el descubrimiento del origen de los rayos cósmicos. Actualmente este campo está siendo objeto de un crecimiento espectacular, gracias a la puesta en marcha de una nueva generación de telescopios. Con ellos se ha aumentado en tan solo cuatro años drásticamente el número de fuentes conocidas, siendo ya más de 70 las fuentes detectadas en este rango del espectro electromagnético. Las observaciones realizadas han permitido por ejemplo, poner de manifiesto una Vía Láctea plagada de fuentes gamma de morfología compleja, y por primera vez, en algunos casos perfectamente resuelta, obteniéndose detallados mapas de por ejemplo las regiones de emisión gamma en remanentes de supernova. Un ~25% de las fuentes descubiertas son extragalácticas, algunas de las cuales están localizadas a distancias cosmológicas (con un desplazamiento al rojo de hasta z=0.5), aportándonos valiosa información sobre la formación estelar. En este artículo se da una visión del estado actual del campo, haciendo hincapié en los desarrollos que se están gestionando en la comunidad científica europea. En particular, la comunidad científica española está bien consolidada, llevando a cabo desde hace más de una década tareas de liderazgo en la floreciente astrofísica de muy altas energías con telescopios terrestres.

Texto completo:  Suscriptores Exclusivamente